Administrar

RESILIENCIA ESTETICA:JOAN FONTCUBERTA

jesusmc | 20 Mayo, 2010 14:06

                                       

Artículo publicado en el suplemento Cultura´s Nº413 del periódico La Vanguardia(19/Mayo2010) 

RESILIENCIA ESTETICA.

 

     La Galería Mayoral ha vuelto a sorprendernos con sus nuevas estrategias expositivas que concilian la oferta del fondo histórico con las intervenciones de artistas del presente. Solo la inversión ,la imaginación y la colaboración pueden proyectar las galerías hacia el futuro. Así, lo hizo Mayoral con la magnífica exposición “Arquitecturas” (2008), con “Cien mil pares de ojos” de Ignasi Aballi “(2010) y ahora con “Resiliencia”: un proyecto de Joan Fontcuberta. 

     

     El artista ha tenido ”Carta blanca” para que en esta exposición diez  piezas de su serie “Googlegramas” dialoguen con obras de Antoni Tàpies, Juan Genovés, Josep Guinovart, Antonio Saura, Equipo Crónica, Rafael Canogar  y Manolo Millares.

 

     Las propuestas de Fontcuberta siempre esconden algo más de lo que vemos, los significados ocultos reverberan como ecos en su interior. En esta ocasión los objetivos y los criterios de búsqueda en el Google de su imaginario han sido numerosos, desafiantes y complejos. Por un lado, se ha propuesto establecer las paradojas entre las mentiras de las fotos sobre el falso arsenal nuclear de Irak y las verdades de las imágenes publicadas de las torturas a los prisioneros de Abu Ghraib en Internet, por otro, ha conseguido establecer analogías, vínculos formales entre las imágenes que ha escogido de esas torturas y las obras de denuncia de la violencia y el terror de la dictadura  que hicieron algunos artistas vanguardistas, dando a entender, si acaso, estas obras fueron eficaces o no.

 

    También se ha preguntado, si  no existe banalización del sufrimiento humano al ver esas imágenes horrorosas hechas de miles de fotografías “googleadas” o si al contrario nos perturban profundamente.

  La Resiliencia estética.- 

    Joan Foncuberta ha puesto a la exposición el título de una de sus obras: “Resiliencia”; en ella se ve un charco de sangre y vestigios de tortura en una celda de Abu Ghraib, una imagen abstracta que dialoga con una obra de Tàpies. No es la más perturbadora, las otras también lo son, y nos ha hecho varias preguntas: ¿nos afecta el espectáculo de los sufrimientos de los demás a través de la televisión o del periódico? Si es así: ¿Existe la posibilidad de que el arte nos  transforme? Y en el caso de una afección profunda, por la presencia insoportable de una imagen que nos causará un profundo dolor ¿tendríamos los instrumentos adecuados para nuestra recuperación emocional?     

    La noción de Resiliencia la ha puesto en circulación el etólogo, neurólogo y psiquiatra francés Boris Cyrulnik  y se refiere a  los mecanismos de recuperación que el ser humano tiene tras un impacto emocional profundo. Eso parece urgente y necesario en la vida real, pero es una novedad que Fontcuberta lo plantee en relación al artificio de lo artístico o en la recepción estética.  Quizá es de los que creen que se producen efectos extremos, devastadores en la conciencia de quien hace una obra o la contempla.

   Aquí, Fontcuberta parece reconocer que una obra de arte tiene esa capacidad transformativa y que en el caso de que existieran efectos  insoportables  y  que estas obras nos causarán un profundo dolor, tendríamos que encontrar el bálsamo adecuado a través de técnicas de resiliencia, con tal de salir fortalecidos, transformados y conseguir que tras el impacto  emocional y estético, el “murmullo de los fantasmas “deje de atormentarnos.    

 

 

 

                                            Guinovart 

 

 

 

      

 

  

                                  

                             Saura y Googlegrama de Fontcuberta  

 

 

 

                                  

BILL THOMPSON EN MIGUEL MARCOS

jesusmc | 12 Mayo, 2010 12:53

DUENDE Y FULGOR.

 

 

 

  Artículo publicado en el suplemento Cultura´s nº 412 (12 Marzo 2010) de La Vanguardia de Barcelona.     

El artista norteamericano Bill Thompson presenta su primera exposición en Barcelona y la ha  nombrado con  el título de una de sus pinto –esculturas de pared :”Duende” .Esta obra de color morado ,tiene un resplandor extraordinario, igual que las otras diez ,parece buscar una luz primordial. Todas ellas son monocromáticas, de colores vivos como  Split, Stinger o  Pageant. Son unos volúmenes de mediana dimensión que están pintados con uretano acrílico sobre bloque de poliuretano lo que les da una luz brillante, intensa e industrial que contrastan con otras nueve obras de acrílico sobre papel, opacas,   resistentes a la luz y que crean el contraste de la nocturnidad.

 

   La pintura norteamericana  ha sido pionera en la experimentación pictórica, nunca han dejado de investigar con nuevos materiales y nuevos formatos. Recientemente he podido comprobar como Steve Silver en Brooklyn- que  ha pintado sobre poliespan durante treinta años- ahora, investiga con pintura “interference colors”  sobre “mdf” que cambia con la luz  tal como sucede con la carrocería de algunos coches; el resultado es un brillo extraordinario similar a la laca industrial que aplican Gloria Cot,  Wilhelm Mundt o el escultor Gabriel, en todos ellos, sus obras alcanzan una potente luminosidad cercana al esplendor  solar o a la luz del origen.

     Las  obras de Bill Thompson  son aparentemente amables e incluso decorativas, pero él, les otorga un valor añadido cuando establece una relación entre el hecho físico, concreto ,de la luz, la forma y el color brillante de estos cuerpos luminosos creados para la visión  y los relaciona con un ente invisible: el duende.

     Del duende se dice que habita  en algunas personas como algo misterioso e inefable, pero aquí ,se atribuye este don al color y a la forma del objeto  y  así, de modo plenamente fenomenológico, un color anaranjado  crea  una tensión  que no deja  indiferente a nadie.  La relación entre luz, brillo y potencias invisibles ha dado pie a lo largo de la historia a establecer un amplio repertorio místico de ocultos significados de lo divino: ”y vieron una clara luz”. El universo simbólico se nutre de las diferencias entre los imperios de la luz y de las tinieblas, o acaso, ¿ no es ese el sentido de lo taurino o de la transformación de un pedrusco en un costosísimo brillante?  

    El vínculo extremo entre luz y duende se encuentra en la película: “El resplandor” dirigida por Stanley Kubrick , basada en la novela de  Stephen King, ahí se explica muy bien esta relación  cuando vemos o leemos que algunos de sus protagonistas  poseen un don que les permite detectar espíritus ,ver el pasado y el futuro y que ese poder visivo  se asocia a la luz , una especie de cladividencia  que  llaman:  el resplandor.  

   Las obras de Bill Thompson convierten la actitud distante y crítica del que mira en un fogonazo y así sus obras se manifiestan como algo más que pura forma o color cristalino , el esplendor, tal como sucede en tradiciones antiguas, deviene símbolo  profundo de la manifestación del Conocimiento. 

                                             

  

                 

                                                  

  

                                           

                                                            

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS