Administrar

BOSCO SODI EN CARLES TACHE.

jesusmc | 29 Mayo, 2011 17:20

 

Artículo publicado en el suplemento nº 466 del suplemento Cultura´ s de LaVanguardia(25/Mayo/2011)

Simply Red: Más allá de la Pintura.   

   Bajo el inconsciente se hallan los dominios de la memoria de un artista: su origen, su pertenencia a un linaje, pero también las formas que utiliza o los colores que aplica sobre la tela. El azul de Yves Klein  se encontraba con toda seguridad bajo las capas de sus recuerdos olvidados por la razón y Clement Greenberg  decía que Pollock lanzaba la pintura con un palo tal  como un vaquero domina su lazo.

  

    A Bosco Sodi (México 1978) le sucede lo mismo. Aunque sus obras estén realizadas en Barcelona o en Nueva York, bajo el dominio de su inconsciente se hallan los grandes espacios de su geografía natal, la tierra agrietada o las superficies coralinas del mar en Veracruz, la memoria de la obra muralista de Orozco y de Siqueiros pero sobre todo el poder, la fuerza del color rojo, grana, carmín que recuerda el pigmento sacado de la “cochinilla”,un insecto que una vez seco utilizaban aztecas y mayas en la región de Oaxaca para conseguir un tintado característico y de enorme fuerza terapéutica y simbólica tal como demuestra Amy Butler Greenfield en su libro  A Perfect Red: Empire, Espionage and the Quest for the Colour of Desire”.

 

   Este artista, tras su instalación en The Bronx Museum de una obra de 4m x 12m, y con su próxima exposición en la Pace Gallery,  presenta unas piezas rectangulares, cuadradas y circulares de gran formato en las que el rojo domina el espacio de la galería. El minimalismo monocromático  crea  una auténtica provocación perceptiva que va más allá de la retina y penetra en el espíritu del que mira. Una acción que el artista quiere que sea orgánica, una especie de reencuentro con lo natural y en el que el color transforma  la conciencia.

 

   Bosco Sodi es pintor pero trabaja como un escultor. Monta la tela sobre el bastidor en un primer gesto de reconocimiento de la técnica tradicional, pero lo hace de manera que ya en este primer paso, genera un volumen que con el  tejido tenso  retumba como un tambor ritual con el que empieza una ceremonia pictórica que puede durar dieciocho horas de trabajo continuo. El pigmento mezclado con aglutinantes como el serrín de madera u otras texturas le permite materializar el color en unos grumos  que va esparciendo y modelando con sus manos como si fuera un escultor.

 

   Bosco Sodi va más allá de la pintura pues su magma matérico es auténtica inmersión en lo indeterminado, en el origen. Su obra se encuentra en el territorio de la PRE-FORMA , en lo que Cirlot citando a D´ Ors , define como que”: lo subconsciente es amorfo . Esta obra se halla en lo germinal, en lo  anterior a lo formado, en el enigma de la lava volcánica o de la tierra reseca del desierto. Una fascinación terrosa en la que sus mentores reconocidos por él mismo son Rothko y Tàpies.

    Según la citada Greenfield, el antropólogo Brent Berlin y el lingüista Paul Kay en su” Basic Color Terms: Their Universality and Evolution (1969)” han demostrado que los primeros términos que las culturas han desarrollado con respecto a los colores distinguen entre lo claro y lo oscuro y que si un idioma ha evolucionado hasta el punto de incluir tres palabras que describan colores, casi siempre la tercera palabra se referirá al color rojo y el resto de los colores vienen detrás.

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS