Administrar

ANGELS RIBE EN EL MACBA/ EN EL LABERINT

jesusmc | 15 Septiembre, 2011 10:06

ANGELS RIBE EN EL MACBA/ EN EL LABERINT

 

                                               

 

                              

 

Artículo publicado en el suplemento Cultura´s  de  LaVanguardia. nº 482  14-09-2011

                                                                  ¿PARA QUE SIRVE EL ARTE.?

  

    Quince años de trabajo han sido suficientes para que Angels Ribé haya pasado a la historia del arte contemporáneo y se la relacione con los grandes nombres de los años “70” como Vito Acconci o Dennis Oppenheim. Pero a diferencia de estos, en ella, se encuentra el misterio de sus tránsitos, de sus desapariciones, de sus progresos y regresos. 

 

     En el laberinto” se exponen las obras hechas entre 1969 y 1984, durante estos años tejió el hilo de Ariadna que le ha permitido acercarse a la auténtica naturaleza de lo artístico y llegar al centro de su laberinto vital y salir de  él.(1969). En ese centro imaginario encontró tres claves bien guardadas: la relación del arte con la naturaleza, la utilización de su cuerpo como medida y un diálogo perceptivo con las “Geometrías Invisibles” (1973). Una geometría emocional desarrollada a partir de su viaje iniciático a Paris en 1966, donde conoció las teorías sobre la Forma de Piotr Kowalski que influyeron en sus primeras obras. El gusto por la forma le permitió cargar sus propuestas de complejos conceptualismos, sin perder emoción, ni eficacia estética. Aspectos que siempre le han acompañado. Luego vino Chicago, Nueva York , ahora el reconocimiento del Macba y una pequeña exposición en el número  25 de la calle Valldonzella.

 

       Angels Ribé se propuso, desde sus primeras “acciones “ demostrar que el arte  es “un “esfuerzo contra una resistencia”, que es una actitud que no cesa, que es una fuerza continua , a menudo tan inmaterial como el aire de un ventilador  lanzado contra una plomada. A veces tan infructuosos como saltar ,una y otra vez, para alcanza el vértice de un triangulo virtual.(1978). Un trabajo constante pero muy frágil, como es la propia materia de su obra: la espuma, la luz, la sombra o la presión sanguínea, tal como se manifiestan en “Intersección de luz” (1969) o “Transporte de un rayo de luz” (1972). Estas obras delicadas, quebradizas o efímeras  nos proponen profundas paradojas, son micro explosiones  que despiertan la conciencia como la interacción de un ventilador en la naturaleza(1973) o una bombilla encendida a pleno sol(1973) 

   

Todas las obras de A.Ribé, más allá del concepto y su poder formal, son un manifiesto, un programa útil que proclama al arte como método de conocimiento y transformación moral. Veo sus propuestas como consejos que indican al espectador atento, todo lo necesario para una auténtica evolución de la conciencia.

 

     Para conseguir este logro, realiza diversas acciones y prodigios. En una primera proposición nos muestra la importancia de los sentidos que nos acercan a la realidad, así, las posiciones  de las manos  verifican la dilatación de las venas debido a la gravedad, o bien se cuenta “mantricamente” una y otra vez los dedos:”Counting my fingers”(1977).Siempre parte de la experiencia perceptiva-sensorial de su cuerpo: visión, oído, tacto, espacio y puntos cardinales (Chicago 1974), acumula e integra, asocia, contrapone (1973) y constata la presencia evanescente de los objetos inmateriales(1974).

 

      En segundo lugar nos propone un arte que acepta lo efímero y el vacío como condición, tal como sucede en “Intersecció de llum, Intersecció de pluja e Intersecció d’onada (1969) y constata que  los cambios  son aspectos  inevitables del ser, aunque este anhele la quietud.

En tercer lugar la importancia de la atención extrema a los pequeños detalles ornamentales de la realidad recogidos con precisión absoluta: ”The unrelated object(1979).  La cuarta propuesta nos recuerda la necesaria adaptación a las circunstancias de cada momento para ser conscientes del momento en que vivimos e ir de modo natural hacia adelante: ”Can´t Go Home(1977)

    La quinta proposición es que en las idas y los regresos, en ese ir y venir  por el puente de Williamsburg,   “Two Main Subjective Points on an Objective Trajectory “ (1975), debe existir un punto de vista estable y objetivo que no rechace el hallazgo inesperado o  la acción súbita. Estas cinco condiciones transforman la actitud, la mente y el corazón. Para eso sirve el arte.        

 

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS