Administrar

CARLES HAC MOR GANADOR DE LOS JUEGOS FLORALES 2012

jesusmc | 19 Mayo, 2012 08:46

CARLES HAC MOR GANADOR  DE LOS JUEGOS FLORALES 2012 

YO ESTABA ALLÍ

                      

                              

 

 

El día 17 de Mayo de 2012 se le entregó al gran escribidor e instaurador de la paraparemiología Carles Hac Mor el premio de los “Jocs Florals” de Barcelona por el poemario “Dietari del pic de l´estiu” y YO ESTABA ALLÍ. 

 Enfatizo mayúsculamente mi presencia, no tanto por la importancia de que yo estuviera presente, sino porque considero que los que allí estábamos, asistimos  por un lado a un acto de gran relevancia cultural para la ciudad y por otro, a una acción performática que pasará a la historia del arte .

 

  En el momento de escribir esto, aun no alcanzó a adivinar sus consecuencias. Pero sé que fue un momento fundamental en la memoria de las letras catalanas y universales. Lo afirmo con rotundo convencimiento y con el mismo entusiasmo que hubiera tenido si los avatares del tiempo me hubieran permitido asistir a la entrega primera de los Juegos Florales en el año en 1323  por el mismísimo  Bernat Metge.

 

         El Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona  era el escenario de la entrega del premio y otra vez en extraña regresión, me transporté de nuevo a la edad media cuando el rey Jaume I, en  1264,  lo instauró en Barcelona. Pensaba que ese ir y venir a la edad media,  no era más que un entretenimiento ficcional instaurado entre  la realidad y mi imaginario.

 

     Entonces recordé la dedicatoria que CHM me hizo en la primera página de un  tratado de Paremiología, recordé sus palabras con la sonoridad  propia de  su modo peculiar de recitar : “La verdad es igual a realidad más ficción, menos parapémia”.

 

 En ese momento una trompetería poderosa inauguraba el acto con la entrada solemne del alcalde custodiado por dos guardias urbanos  vestidos de gran gala, es decir  :cinturón y bandolera, cordones trenzados, guantes blancos, levita roja ,lanza y gallardete, pantalón recto azul marino con franja plateada, zapatos de charol, sable con funda y sobre todo ese casco con gran penacho.

 

     Las autoridades a uno y otro lado, el alcalde Trias en soledad colocado  al fondo presidiendo en el eje simétrico de la sala. A un  lado representantes políticos y frente a ellos “los Mantenidors” de los Juegos Florales.      El ritual solemne tenía algo de “justa” de “ torneo” medieval de juicio divino sobre lo humano. La imagen de un enfrentamiento dialéctico e incruento me vino de repente  a la cabeza. Todo parecía preparado para una  justa . Un recinto cerrado  con galerías y estrados para las damas, los jueces y personajes principales, y público asistente, todo adornado  con banderas, espléndidas colgaduras de seda recamadas de metales preciosos y tapices bordados. En las justas medievales, como ahora en los juegos florales  había un lugar especial para los mantenedores, que se adornaban con banderolas del color o colores por ellos elegidos.

 

  En  lugar  algo más elevado y distinguido se erigía el  sitial de la autoridad. También en las justas  la guardia ocupaba su sitio, de pie custodiando a jueces y principales. Un cuerpo de ministriles provistos de trompetas y otros instrumentos, daban las señales convenientes  en el evento. La trompetería tiene un deje inevitable de himno o de sublevación, de loa a la guerra, de exaltamiento de lo épico, de lo heroico.

 

    La verdad es que además de estar allí para homenajear y acompañar a mi amigo , yo esperaba hacmórbidamente junto a mi dama que se produjera ese  torneo, ese momento de justa , esa ordalía o juicio de Dios  entre la razón institucional y la desatada insumisión del apólogo del no-sentido.

 

     Llegado el momento de las glosas y los parlamentos se produjo la batalla decisiva entre el laureado caballero rojo y la negra institución.

 

     No salí defraudado, mientras lo constituido habla de la poesía como cultura, como terreno de privilegio de algunos para poder expresar sentimientos profundos de amor a una persona o a una ciudad, el galardonado proponía, como ha hecho siempre, el desorden activo del absurdo y la aniquilación del privilegio poético , argumentando que si todos somos poetas, la poesía y los poetas no existen como tales, ni como especie distinguida. Un momento sublime hiperparaparemico en el que el público que no conociera la obra , ni el pensamiento de CHM quedó claramente  tocado por  la lanza del caballero Mor.

 

    El poeta que desde ayer , se  convertía, también, como maestro en “Gaia Ciència”, y en “Gai Saber” hizo de su  PARAPAREMIA el punto fuerte de su discurso de agradecimiento y acabó su parlamento con el convencimiento y la gallardía de quien se reconoce como ganador del torneo. Y por eso al acabar sus palabras lanzó una onomatopeya sonora que resonó por todo el Saló de Cent con la misma potencia con la que los ministriles tocaban sus trompetas: PARAPAPA:::PA::::PA……………

  ……pero como suele pasar casi siempre, la voluntad de poder   acabó imponiendose, quiso pronunciar la última palabra en defensa de lo establecido y, ahora si, con trompetas, trompas y tubas sonó el himno nacional de Catalunya y todos , incluido el galardonado, nos pusimos respetuosamente de pie.        

comentarios

  1. Gracias

    Por esta crónica tan atinada, Jesús.
    Una vez estuve en una lectura poética en la cárcel de Quatre Camins con CHM, en el que acabé cantando (por "culpa de CHM) y él, CHM, acabó el acto con gritos contra las cárceles y por la anarquía.
    Otra vez me dedicó un poema que tengo puesto aquí en un atril, para verlo de vez en cuando. Es un poema paraparémico, sí, y también psicoanalítico, y de hecho habla también de lo que ahora me está pasando, aunque él no lo supiera.

    Isabel | 23/05/2012, 18:48
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS