Administrar

SANT JORDI DIA DE LOS AMORES PROHIBIDOS.

jesusmc | 23 Abril, 2013 11:48

Este año no lo quería publicar, pero Oscar Guayabero me lo ha puesto a tiro con su post facebook.

 

 Déjate de rositas y regálale un buen libro. Nos sobran princesas. 

En el 23 de Abril del  2007 publiqué esto                              

Dalí .Rosa Meditativa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy  la ciudad se llena de Rosas y Libros. Una bonita costumbre. Cuando veo  pasar a una mujer con una rosa en la mano o un hombre que hace como que no sabe cogerla bien y la lleva de un modo descuidado, me llega de ellos, un pedazo de su intimidad. Es un día en el que la rosa se convierte en una señal inequívoca de amor. El manual de la costumbre nos dice que el hombre regala una rosa y la mujer le corresponde con un libro y así, sin querer, se ha ido abundando en una distinción de género: rosa femenino versus libro masculino. Como es lógico y como consecuencia de los tiempos ,la identidad de género atribuida a estos dos objetos  se ha ido diluyendo. Y así nos encontramos con  un cambio de los roles, y la mujer puede recibir el libro y el hombre la rosa, más todas las variantes que  se nos puedan ocurrir. 

Mi amigo Jordi  me comentaba esta tarde ,por teléfono ,que como cada año, nada más salir de casa se había apresurado a comprar la rosa a su mujer, habían quedado para comer, como solían hacer en día tan señalado ,que además coincide con su santo, pero en esta ocasión ,su mujer había reaccionado de un modo raro, pues al obsequiarla con la rosa, le había dicho: "y ahora como voy a ir yo en la moto con esto".  El suceso me ha hecho pensar que las mujeres ya no quieren que se las trate como princesas, que ahora son independientes, conducen motos de gran cilindrada que no les deja coger bien la rosa  , deciden lo que les conviene y no quieren perder el tiempo con "ñoñeces". Ahora que las relaciones amorosas tienen infinitas variantes y se han abandonado los principios convencionales entre un hombre y una mujer por caducos, creo que sería adecuado cambiar el sentido de esta celebración primaveral del día de San Jordi, convertirlo en otra cosa, y he pensado que una buena idea sería convertirlo en el día de los amores prohibidos.    

Lo que propongo tiene bastante fundamento, por lo siguiente: debido a mi oficio me veo obligado a leer todo tipo de teorías sobre cualquier tema y una de las que he recordado a raíz de la anécdota de mi amigo y su rosa es la que formularon en un catálogo editado por "la Caixa" en 1986, sobre "El Dragón en la Cultura Medieval", los profesores Victoria Cirlot y José Enrique Ruiz Doménec.   En aquellos días estos dos reconocidos catedráticos y especialistas en la  Edad Media compartían investigación y tenían complicidades intelectuales. Como se sabe, no creo necesario recordarlo con extensión, la costumbre y la leyenda atribuyen a San Jorge el haber vencido al dragón de cuya herida brotó la sangre que ,al caer al suelo, hizo brotar un rosal.   

 

 

La leyenda tiene un recorrido muy extenso y se pueden rastrear sus inicios en la cultura pagana anterior al cristianismo, pero en lo concerniente a la era cristiana los profesores citan textos antiguos como , por ejemplo:   "Beowulf (S.VIII), Los "Beati in Apocalipsi Libri Duodecim.Codex Gerundensis (975), "La Chanson de Roland" (1.100),"Bestiaire" de Philippe de Thaün" (1.126)"Historia Regum Britannie" (1137) etc.etc incluidos "Perceval" y "Lancelot du Lac".   La leyenda suele representarse de muchas maneras, pero una de las más conocidas es la de los cuadros de Paolo Uccello" San Jorge y el Dragón" ,que tiene dos versiones, una en 1425 y la otra 1446. En la segunda versión, la princesa sujeta al dragón con una cuerdecita fina, más propia de un perrito faldero que de una bestia furibunda.   No quiero subir Posts. muy extensos, pero en este caso y dado que hay que argumentar mucho, pues el tema es delicado y  mi amigo se lo merece, he decidido colocar el texto integro de la interpretación de la leyenda.   

 

 

Dice,  Victoria Cirlot:  "¿Qué era el Dragón en el mundo Medieval? ",&. / en la época gótica se observaba una extraña relación entre el dragón y la mujer &"y  más adelante,  como descripción iconográfica, escribe: "En primer plano, el dragón herido; en un segundo plano, la doncella sumisa (¿rezando?), al fondo, una ciudad. La imagen es atravesada por una mancha blanca: el caballo de San Jorge galopando. Una línea en diagonal: la lanza. En la leyenda de la hija del rey Hipocrás (Mandeville) no es una lanza, sino el beso de un caballero lo que permite recuperar la forma natural a la mujer y abandonar la forma de dragón.  Dejo las interpretaciones a aquellos que han querido intervenir en este catálogo."Uno de los atrevidos intérpretes de la leyenda, es el profesor J. E. Ruiz Doménec que  en el capítulo titulado: "la Princesa y el Dragón", del mismo libro dice, tras muy argumentadas razones que son imposibles de colocar aquí:"Al hablar del dragón se atragantan las voces, porque en ocasiones se indica que no es otra cosa que una princesa encantada, que adopta esa forma. ¿Por qué y en qué condiciones?   Desde esa figura me permito vislumbrar que en su ser-en-sí, el dragón sólo puede entenderse como el valor de una relación prohibida que afecta a la mujer y que impide el ejercicio social del matrimonio al que están llamados los jóvenes caballeros errantes. La relación matrimonial entendida como el sumo bien, desde finales del siglo XII, obliga a ver la otra relación como el sumo mal, debido al carácter dualista, maniqueo que atraviesa la sensibilidad religiosa del período . Sólo así se explica que, por encantamiento o no, una mujer puede llegar a ser un dragón al que muchos hombres matan. Pero, entonces, ¿qué valor tiene la «otra» mujer? El paisaje es crucial en este caso; la cueva, redil o lo que sea, esconde una mala costumbre, un «pecado», que nadie quiere decir cual es, pero que fascina a una mujer hasta el punto de dejarse encadenar junto a ese otro ser, que en ocasiones es dragón y, en otras -los textos así lo dicen-, es otra mujer que está encantada. Dos mujeres juntas ante un paisaje fluvial  o marítimo, cuyos afectos se encierran porque coinciden.   ¿Qué es eso? ¿Acaso con el dragón no se está hablando metafóricamente del grave asunto de la homosexualidad femenina? “ 

 

 

  Yo añado que ,naturalmente , la palabra grave se debe ubicar en el contexto de la edad media , una época en la que por menos que nada te ponían el fuego bajo los pies. Si consideramos que desde entonces, todo ha cambiado mucho, pero que todavía existen temores y situaciones especiales, creo que la  interpretación del profesor Ruiz Doménec, podría poner el fundamento de una nueva celebración ,en el calendario de primavera, en el que el 23 de Abril se pudiera celebrar: el día de los amores prohibidos.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS