Administrar

CRITICA DE ARTE.

VICTORIA CAMPILLO : PROYECTO INTERMINABLE

jesusmc | 15 Abril, 2008 18:37

                                     

 

                                                       

 

Artículo publicado en el suplemento Cultura/s   297 de  La VanguardiaMiércoles,27 febrero 2008. 

Jesús Martínez Clará 

 

Victoria Campillo expone en la Galería “EGO”, la última aportación a su proyecto interminable. Desde hace algunos años, esta artista barcelonesa  se ha propuesto re-escribir la historia del arte contemporáneo. Su proyecto fotográfico se mueve entre la sensibilidad de una artista fenoménica, proclive a la forma y al color y la erudición  enciclopédica de un catedrático. Entiendo que su proyecto se basa en la noción Duchampiana de  que el arte se encuentra en todo tipo de objetos y situaciones y  del mismo modo que Duchamp vio en un urinario de caballeros una Fuente de agua pura, Victoria Campillo  ve  en unos calzoncillos Calvin Klein de rayas,  a Jonathan Lasker o a Daniel Buren, (Serie Intimacy 2001) donde la gente común vemos un cabracho o unos salmonetes rojos, ella ve a Anish Kapoor  a Mike Kelley o a Damian Hirst. (La Santa Cena 2008). Incluso cuando viaja con su marido, le hace posar, una y otra vez , ante improvisadas miradas sobre la realidad fotografiada del viaje como si fueran obras de T.Hirsch, de Tonny Cragg, de Fieldman o Robert Gober.(Travels 2007). Bajo el prisma fotográfico de Victoria, toda la realidad queda transformada por un proceso de asociación analógica  que deviene un síntoma visible, evidente y claramente relacionable con algún artista contemporáneo. Y eso no acaba nunca. He ahí el interés y  la complejidad  de su obsesiva  práctica artística. Su observación de la vida cotidiana, bajo el prisma de la historia del arte, no tiene un punto y final previsible, toda la realidad se convierte en objetivo de su capacidad por establecer vínculos inverosímiles que revisan la noción de la práctica artística. Hasta la presente exposición sus objetivos han sido muy diversos: las batas infantiles de un parvulario ”Kids”, los juegos de te o café en “Still Life”,una colección de cerditos tipo hucha en “Pigs”, una colección de dibujos infantiles en “Early Works” , Manolo Escobar en su serie “Manolo”, unos bolsos de mujer en “Bags”,  los bodegones objetuales de sus juegos de café de tres piezas(”Still Life”) en los que ella veía, entre otros muchos, una clara citación a Richard Prince en su serie Cowboys  , a los Becher o Vik Muniz y más recientemente las chaquetillas toreras, siempre y en cada caso la tipografía  sobreimpresa de un nombre de artista. Donde algunos solo  vemos, simplemente cosas, ella ve síntomas valiosísimos de la expresión artística contemporánea e inmediatamente se  apresura a captarlas con su cámara.

En esta ocasión, nos presenta unos bodegones con naturaleza muerta, alusivos a la Santa Cena, en los que un mismo personaje vestido con polos Lacoste de diferentes colores hace con las manos  gestos santificados y bendice alimentos diversos ante unos recipientes ,sobre este fondo aparecen superpuestos los nombres de los artistas: Jim Dine sobre la sonrosada textura de un corazón de vaca , un pollo desplumado, a punto de entrar en el horno, alude a Rindo Kawauchi, Damián Hirst  a una magnífica escórpora roja, un pan integral  al demiurgo transformador de materia de artista Piero Manzoni, todos ellos con un fondo de polo rojo con algunas excepciones como Zachary Zavislak que tiene una gran calabaza ante unas manos en oración con fondo de Laccoste Amarillo y del que dudamos si es el verdadero o el falso. La alusión al artista como marca es obvia. En la obra de Victoria Campillo  se alude también al exceso de documentación nominal sobre arte contemporáneo que  cada vez es más extensa, debido al gran número de artistas emergentes, que están sobre la palestra, y aunque es incierto su pase a la inmortalidad, las listas no cesan de crecer y la lista de Victoria los recoge y utiliza.

 Ver y Leer.

Como ya he dicho, todas sus fotografías  llevan inscritos los nombres de los artistas a los que hace referencia,  la analogía se establece de un modo similar a como opera en un  exergo numismático o en una inscripción de medalla,  en la que se coloca un nombre, un texto breve bajo una figura y que menciona algo que no está. Lo alude indirectamente, a través de lo que falta. Aquí se encuentra el desafío para el espectador que se ve obligado a cerrar el círculo del sentido. El espectador debe conocer las claves identificativas de los artistas para comprender que significa esa calabaza o esa escórpora, asociados al  nombre de un artista. Utilizando un símil fisicoquímico, diría que estas obras liberan energía exergónica  a través de la contemplación de unas fotografías que obligan a  la crítica artística  a preguntarse si es posible que lo visual pueda aprehender lo semántico, y si un nombre propio es capaz de aludir a un mismo tiempo a una forma que se encuentra en la obra y a otra forma que no está en ella.En otra dirección, estas obras se podrían ver por lo que son: es decir, una imagen en la que hay inscrito un texto del que no conocemos el significado, aquí la ignorancia se vuelve una metáfora de la interpretación habitual del arte contemporáneo, que niega sus claves de comprensión y se convierte en una simple formalización abierta a toda suerte de lecturas. Así, la perplejidad se vuelve virtud ya que no conocemos lo que el artista quiere decir.La propuesta estética de Victoria Campillo es conceptualista pero no descuida un ajuste fino con el color y la forma. La pregunta sobre la diferenciación entre leer y mirar se pone a prueba con esta obra, como también sucede con otros artistas contemporáneos, como Antoni Tàpies, Gonzalo Tena, Oriol Vila-Puig o Ignasi Aballi, por ejemplo. Ver y leer se convierten nuevamente en un tema de complejo análisis en el que se da un fenómeno isomórfico según el cual un espectador sólo puede captar aspectos de la obra según la capacidad que tenga por ajustarse a ella, cumpliéndose el aforismo Emersoniano de :”tal como somos, así vemos”...   

                                        

                                

                               

              

                                        

                                              

        

                                       Victoria Campillo       Jaume Plensa          Fernando Castro Florez    

                          

comentarios

  1. Bo

    Molt be

    Llatzer | 16/04/2008, 08:29
  2. Blog Serio

    Felicidades por tu nuevo Blog. Quizs a este se le podra llamar el "blog serio". Me parece muy buena idea. Saludos

    victoria campillo | 20/04/2008, 10:16
Aadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS