Administrar

CRITICA DE ARTE.

GLORIA COT: TMENOS UN ESPACIO SIN CASTIGO.

jesusmc | 06 Mayo, 2008 09:06

Texto publicado en la  revista Avatar nº 7. 

 

La Galeria Antoni Pinyol  del Carrer del Vidre, 11 en Reus y La Galería del Carrer Consell de Cent ,279 de  Barcelona se han convertido, por unos días, en lugares sagrados. En ellos ha expuesto sus obras la artista Gloria Cot que ha dado a  ambas  exposiciones un título contundente que me mueve a una primera reflexión: TÉMENOS.

Esta palabra , en una lectura rápida y superficial, parece aludir a una amenaza. Pero no es este el primer sentido del termino griego: Téménios(con i) podía referirse a un bosque sagrado o al recinto de un templo o también Témenos como explica la propia Gloria Cot: es el nombre griego para designar el espacio sagrado, independientemente que haya construcción arquitectónica o no. Es pues simplemente un espacio delimitado y consagrado. La consagración de los espacios puede darse por varios caminos, uno es el de una tradición religiosa que va sedimentando a lo largo de años quizá siglos, otro puede serlo porque una autoridad religiosa, un ser espiritual lo decida y otro  porque durante un tiempo determinado se depositen en un espacio dado, unas obras que epifaníen el espíritu esencial de lo sagrado. Ese es el caso de Gloria Cot .El límite es la condición primera de estas obras de G.C. porque aunque en las reproducciones no se aprecia suficientemente en todas estas obras actúan unos perímetros cuidadosos y sutiles. En primer lugar las piezas de DM están pacientemente lijadas hasta conseguir unos cantos redondeados, romos que limitan harmónicamente con la pared en la que se encuentran colgados, en segundo lugar, ya en el interior de la superficie de la obra hay unas sutilísimas depresiones, cambios de nivel que crean un nuevo y casi imperceptible límite entre dos planos, y el tercero y más evidente lo marca la propia pincelada cuando haciendo unas controladísimas micrografías distingue la parte pincelada de la que no lo esta y además queda enfatizada esta sutil diferencia por un cambio muy ligero de tono. El rojo vibrante , reproductivo y sanguíneo domina todas las obras . Hay un contraste entre la superficie lacada que está impoluta con la belleza del “Urushi” la técnica tradicional de la laca japonesa. Los trazos de los perímetros dejan un reluciente espacio intermedio y consagrado el auténtico “Témenos” de la exposición que contrasta con las turbulencias delicadas del trazo del pincel que dibuja en el perímetro del espacio unos movimientos intensos, controlados como si fueran minúsculas variaciones de la tinta en el arte del Sumi-e. Desde mi deriva hacia ciertos aspectos de la sensibilidad oriental creo haber visto en estas obras unas sutiles reminiscencias  muy bien acogidas por la contemporaneidad del lenguaje utilizado por Gloria Cot que hacen que no haya el más mínimo rastro de  perniciosa “Chinoiserie”. Ese es el auténtico espacio protegido, el altar del cielo que se encuentra vacio y lleno de espacio, este es el que  exige como condición su límite y entonces se establecen las fronteras entre lo sagrado y lo profano, límites entre aquellos que pueden conocer y los que no, el interior y el exterior de las cosas. La exclusión es legítima cuando la persona o el lugar no son los indicados para que se produzca el encuentro o la transmisión de la experiencia, sea religiosa o de cualquier otra naturaleza. Si una persona no se encuentra con el ánimo propicio no puede establecer una verdadera "concordanza", pues la auténtica concordancia  no es otra que la que etimológicamente tiene esta palabra derivada de “cor”, de “cordis”, de corazón, lo cordial exige una actitud afectuosa, de corazón a corazón, sin ningún indicio amenazador. La exclusión debe venir suavemente, sin temor, debe llegar por la propia reflexión del excluido que se da cuenta que no se encuentra en el lugar ni en el momento adecuado En Occidente tenemos la costumbre de asociar lo sagrado al castigo de su profanación y ahí es donde aparece el otro sentido de la palabra, un sentido equívoco con el que nos gusta jugar. Para nosotros la transgresión de lo sagrado debe castigarse y con ese espíritu  han crecido, inspiradas por el Egipto Antiguo, las tres tradiciones monoteístas del mediterráneo: el Cristianismo, el Judaísmo y el Islam. Según estas tradiciones: Las cosas consagradas sólo se revelan a los hombres consagrados; se halla vedado revelárselas a los profanos, mientras no sean iniciados en los misterios del saber y si este principio se transgrediera ,debe actuar el castigo.

Desde la óptica de la Concordia, lo sagrado puede verse como un espacio de acogida a lo diferente, a lo profano y al profanador, quiero poner dos ejemplos, el primero es que de "facto" el término "Sagrera" tenía esta acepción cordial, pues era un territorio sagrado , un perímetro en el entorno a las Iglesias en las que se daba asilo y protección a los delincuentes que quedaban bajo el manto protector de la Iglesia y en el que los perseguidos encontraban paz y tregua con sus perseguidores en el recinto sacralizado,  los más indignos y pese a su evidente condición profana vivían en la Sagrera.  El segundo ejemplo, lo tomo de la tradición budista en la que existe una noción de lo sagrado que no se funda en la trasgresión, la vigilancia o el castigo. Es bien conocido aquel dicho comentado por los monjes budistas, de que si tienes frío y dispones de una estatua de madera del cuerpo de buda, cuanto más grande mejor, la quemes inmediatamente para calentarte las manos. Sin embargo, la transgresión de lo sagrado en el contexto islámico, aunque sea una inocente caricatura  de su fe, conduce directamente a la muerte. En definitiva en el espacio sagrado, en el Témenos debe existir, como un lugar de acogida y por lo tanto habitable en el que sea posible, sin temor alguno, una profunda transformación un témenos  en el cual   es posible vivir, como sugería C.G.Jung la experiencia del inconsciente e iniciar el camino de encuentro con el sentido profundo,un espacio reservado en el que no dejan huella los pasos de quien decide habitarlo.

 

Jesús Martínez-Clará.

 

                                                     

 

 

 

                                  

 

 

 

 

                                        

comentarios

Aadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS