Administrar

CRITICA DE ARTE.

PERFORMANCE EN LA GALERIA MIGUEL MARCOS

jesusmc | 27 Noviembre, 2008 16:46

SELECCIÓN DE ARTICULOS PUBLICADOS EN LA REVISTA AVATAR BCN. (2007-2008) BARCELONA.   

 

 

 

12. PERFORMANCE EN LA GALERIA MIGUEL MARCOS  

 

 

 

DE LA REVISTA AVATAR BCN Nº 5

 

 

 08 JUNIO2007 20:01    

 

 

 

 

 

                          

 

 

 La  galería Miguel Marcos de Barcelona se encuentra en un remanso de paz, en el número diez de la calle más rápida de la ciudad. La calle Jonqueras es estrecha y  un paso obligado para ir desde el casco antiguo hacía el norte de la ciudad.  Allí también se encuentra la "Casa de las Mantas" y un restaurante con decoración de época en donde, hace algunos años, me tome una tortilla de patatas con el lider de la "Transvanguardia Italiana" , el crítico Achille Bonito Oliva.     La galería esta en el piso principal y se accede fácilmente desde la calle, solo unos peldaños, las paredes  estucadas  conducen a un espacio al aire libre, un lugar reposado, florentino, fresco. Tiene la sombra remansada de algunos portalones y entradas principales de las casas importantes de  Mallorca en las que habita la calma. Mi amigo Gonzalo Tena me había recomendado la visita a la exposición de Xavier Grau, ambos pertenecientes al grupo Trama, un grupo que revolucionó el panorama artístico barcelonés en los años setenta. Hacía cinco años que Xavier Grau no exponía en Barcelona y tenía ganas de ver el momento de su pintura. Xavier Grau es sobre todo pintor y no lo escribo con mayúsculas para no parecer exagerado. Pero si quiero poner énfasis en este aspecto, dado que la galería Miguel Marcos se ha especializado en Pintura, sea de la generación de los años ochenta, noventa y hasta la actualidad, su apuesta ha sido claramente por LA PINTURA, nacional e internacional: Alfonso Albacete,  Stephan Balkenhol. Alan Charlton, Chema Cobo, Carlos Franco, Ferran García Sevilla, Xavier Grau,  Antón Patiño, Manolo Quejido,  Julian Schnabel, Santiago Serrano, José María Sicilia, Carlos Alcolea , Menchu Lamas,  Juan Mira, Juan Navarro-Baldeweg, Antón Patiño,  Joana Pimentel,  Bernardí Roig, Glen  Rubsamen, Carlos Savater,  José María Iturralde. Es decir, casi nada. Una lista vaporizada con el aroma de la trementina y los "mediums". La pintura y el color concentrados en unos cuantos nombres. Y por supuesto Xavier Grau que con su exposición Imago ocupa toda las sala hasta el 16 de Junio.   El día de mi visita tenía una fuerte cojera producida por un dolor intensísimo en las articulaciones del pie derecho, que, como se suele decir: "no me dejaba ni caminar"; con dificultad subí los peldaños y empecé mi visita buscando fuerzas en mi capidad de sacrificio por el arte, tras una primera ojeada sin importancia, una amable " public relations", con magnífica profesionalidad, se interesó por mí y me sacó en treinta segundos hasta la talla de la camisa. Tras ese eficaz sondeo,  continuaba mi visita con mi pierna adolorida cuando me encontré protagonizando, sin querer, una "Performance" en el templo de la Pintura. Ni el  más riguroso de los artistas conceptuales podía haber imaginado una situación similar. Parecía una proposición de algún artista numinoso de la antipintura, de los artistas de la acción y el happening: una persona, dando vueltas incesantemente por la galería, iba repasando unos papeles que traía entre las manos y no paraba de caminar, mientras yo arrastraba mi pierna como podía, e intentando ver la exposición de pintura, él, no paraba de caminar, de aquí, para  allá, parecía que a veces lo hacía en círculo. Coincidíamos, nos alejábamos. Lo hacía de un modo rápido. En ocasiones, él, estaba en un extremo de la sala, luego coincidíamos. En esto, pasó junto a mi la joven y elogie su habilidad encuestadora y me dijo, pues: ¡coméntelo en voz alta!, y entonces yo dije, mirando al inquieto paseante: ¡ Ah ¡ el jefe. Tras la confirmación, supe que era el mismísimo Miguel Marcos quien no dejaba de pasear por su propia galería. En medio de la "Performance", la conversación surgió fácil, fue sobre piernas. A él le acababan de hacer una intervención en la suya y por consejo médico no podía estar sentado, y tenía que caminar y caminar, no estar quieto y aprovechaba su incesaste paseo para repasar papeles y facturas. Yo le comentaba mis vicisitudes con las articulaciones en la pierna y él, las de su operación en la suya y así  fuimos a parar a las causas: que si el marisco, que si el alcohol, que el poco ejercicio físico y yo mientras pensaba en la situación, en lo que él, recién operado de la pierna, habría pensado al verme entrar renqueando, pero también pensaba en la vieja querella entre pintores y conceptuales, en la tinta que hizo correr en su día, en las batallas cruentas de unos contra los otros, que si la Victoria Combalía, que si  Antoni Tápies, que si Trama o que si había que dejar de pintar. Que si una palabra o una acción bastan. Los cuadros de Xavier Grau, antes que cualquier cosa: PINTOR,  estaban observando serenamente nuestra PERFORMANCE en el templo de la pintura.Al fin y al cabo,quizá las distinciones entre manifestaciones artísticas sean vacuas porque la vida o la casualidad las une.    

comentarios

Aadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS