Administrar

CRITICA DE ARTE.

ROBERT LLIMOS :LOS EXTRATERRESTRES Y EL ARTE RELIGIOSO.

jesusmc | 21 Septiembre, 2010 09:33

    Robert Llimós expone en el Espai Volart de la Fundació Vilacasas hasta el mes de Diciembre sus obras recientes que son el testimonio visual de su contacto con seres extraterrestres.

    Sí, han leído bien: extraterrestres. Este tema se puede tratar de varias maneras: una, calificando de loco a Llimós, pasar página y no escribir ni una línea, otra creyendo lo que dice y la tercera aprovechar su exposición para reflexionar sobre el arte actual. Yo obviamente he escogido esta última.

 

 

     La exposición tiene como título “Fortaleza” que es un lugar de Brasil en el que a principios del año pasado entró en contacto con los seres de otros mundos, tal como explica él mismo y que de un modo literario escribe Eduardo Mendoza en el texto del catálogo. Por cierto, a nadie le extrañó que este escritor tratara el tema de los extraterrestres en “Sin noticias de Gurb”, como a nadie sorprende que se trate en el cine (Wells) o en los cómics como, por ejemplo:

” Los celestiales” que son una raza ficticia del universo de Marvel Comics. Pero la pintura es otra cosa, el prestigio intelectual amenaza a los artistas que consideran que entrar en este tema es una concesión comercial, frívola y barata. Nadie se ha atrevido a manifestar tal grado de alucinación alienígica a través del arte hasta que Llimós arriesgando su reputación a la “mofa” y a la “befa” lo ha hecho. Esta  audacia merece un primer reconocimiento.

 

Christian Schad (1894-1982)Retrato del Dr. Haustein, 1928
Óleo sobre lienzo. 80,5 x 55 cm  Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Y así, casi sin quererlo, esta exposición se convierte en  un manifiesto radical a favor de la tradición de la Pintura religiosa tal como se ha considerado en occidente desde el arte paleocristiano hasta las vanguardias del siglo XX.   

   El arte religioso obligaba al artista a ejercer su oficio con  exigencias y normas rotundas. La primera era el oficio. Aquí, Llimós reivindica  los procedimientos clásicos del oficio de pintor, y se puede ver en esta exposición :óleos sobre tela y sobre papel, aguafuertes con resina, linóleums, acuarela y lápiz, sobre diferentes soportes e incluso esculturas de resina y poliéster patinadas,todo  un repertorio de técnicas tradicionales que parecían en desuso y que estaban destinadas al desván del arte, una gama completa de casi todas las técnicas propias de su oficio.

    La segunda es que el arte religioso siempre  ha desconsiderado  la abstracción a favor de la representación figurativa y Llimós con su obra figurativa puede visibilizar y dar constancia de su contacto con los seres de otros mundos. Mendoza , en su texto,  alude al escaneo que los  extra terrestres  hicieron a Llimós para neutralizar cualquier aparato fotográfico que  pudiera verificar  su existencia. No sabían que Llimós era pintor y que no necesitaba cámara, tan solo memoria visual para representar su presencia en la tierra.

 

 

Obviamente que Robert Llimós vuelve a plantear con su obra un tema que catedráticos de estética y teólogos se han preguntado desde siempre, me refiero a la relación entre  misticismo y sacralidad y sobre la posibilidad de representar a través de imágenes la divinidad.

Este tema es especialmente interesante hoy en día en el que la desacralización occidental contrasta con el fundamentalismo religiosos cada vez más poderoso en medio-oriente y más allá. Eugenio Trias que es sin duda  el filósofo que mejor interpreta  pensamientos y tendencias contemporáneas y  también Victoria Cirlot y Amador Vega una pareja especialista en la mística medieval europea y en el arte contemporáneo están interesados por el papel de la estética y la  religión en la modernidad.Los tres brillantes profesores de la Universidad Pompeu Fabra pueden darnos algunos indicios sobre "la cosa".

Eugenio  Trias, con la eficacia de su pensamiento ilustrado  ha explicado, de un modo brillante siempre, todos los momentos fundamentales de la historia de las ideas, de la filosofía de tantas y tantas variantes del movimiento moderno del que él mismo se considera parte , de una modernidad crítica en la que hay que incluir tendencias tan diversas como el psicoanálisis o el marxismo. Trias se ha propuesto reconciliarse con su origen, con su primera y espontánea tendencia hacia la metafísica. Cuando leo un libro suyo siempre me llama la atención que en la solapa se recuerda que  su primer estudio conocido, sobre otro filósofo, fue una tesis sobre  Santo Tomás de Aquino. Eugenos (bien nacido) Trias ha derivado su curiosidad intelectual  hacia los pensamientos que se encuentran en el límite y uno de los que se encuentra en el limite del abismo es la búsqueda de lo sagrado, la verdad de la mística y la verdad del arte.

    Trias, como hombre que se mueve entre la razón y el enigma se encuentra entre tres fuegos de llamas bien distintas, en el primer fuego las llamas dibujan una lucha mental, interiorizada y conflictiva de alguien que quiere explicar razonadamente todo y que de repente,  se encuentra en la misma reflexión con dos miradas teológicas distintas.

   Por un lado, lo que he oído decir  a Victoria Cirlot , especialista en el sentimiento religiosos de la cultura medieval sobre este tema, es que ella está mas cerca de la visión Catafática que la que mantiene Amador Vega que es una posición Apofática.

     La Catafatica propone una visión teológica positiva que presupone la posibilidad de conocimiento de Dios . En lenguaje “ufológico” sería admitir la posibilidad de acceder al conocimiento de aquello de lo que no tenemos experiencia. Esa posición la debe compartir Robert Llimós con sus propuestas pictóricas por hacer cognoscible lo que nadie ha visto. Por otro lado la posición de Amador Vega que mantiene una posición apofática o de teología de la negación  supone  la imposibilidad, de llegar a la naturaleza incognoscible de Dios. Esta posición la mantienen, como no podría ser de otro modo, los escépticos en materia ufológica.

 

     El arte de Llimós es religioso porque la Iglesia siempre ha dado su confianza al arte como verificador testimonial de lo invisible a pesar de que nadie ha visto la frondosa barba blanca de Dios, ni las alas de los ángeles frente a aquellos que consideran que el mundo invisible tan solo puede representarse como una  atmósfera blanquecina o un gas azul y nebuloso. Por último creo que es una exposición de arte religioso porque en ella, igual que en la iconografía cristiana se hallan  la muerte y el sacrificio y quizá la esperanza de un reencuentro celeste, pero eso solo Robert Llimós con su dolor lo sabe.

 

                               

 

 

comentarios

  1. Sorprendente

    solo escribo para dejar constancia despus de haber visto la Exposicin en la Fundacin Vila Casas, de que estoy totalmente de acuerdo con esta necesidad de l artista de intentar plasmar aquello invisible, aquello sagrado y fundamental.
    Cuando le la historia de los ovnis pens sinceramente que era algo raro pero decid acercarme a la exposicin y me di cuenta que la historia ya sea fruto de una alucinacin o de su misticismo, es la escusa perfecta para trabajar sobre la divinidad de una forma sorprendente.
    Los rostros, las figuras y las sensaciones que se desprenden de las obras son increbles. Todo despierta un sentimiento mstico. Y debo decir que personalmente no habia visto grabados tan buenos desde hace mucho tiempo.
    Un artista excentrico...pero un artista.

    Espectador | 30/10/2010, 15:44
  2. Robert LLims.

    LOS EXTRATERRESTES Y EL
    ARTE RELIGIOSO.

    Carmen. | 21/02/2011, 12:53
  3. Robert LLims.

    LOS EXTRATERRESTES Y EL
    ARTE RELIGIOSO.

    Carmen. | 21/02/2011, 12:53
  4. pa los putasos k leen esta pagina

    Discrepo de todo

    Joan | 20/03/2012, 08:42
Aadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS