Administrar

CRITICA DE ARTE.

IN-EDIT.WILLIAM S. BURROUGHS: A MAN WITHIN

jesusmc | 31 Octubre, 2010 22:09

IN-EDIT .WILLIAM S BURROUGHS: A MAN WITHIN 

 

 

                         

 

Un año más , con las lluvias de Otoño, las castañas  y los boniatos   perfuman la esquina de los cines de la calle Aribau con Universidad, llega el Festival IN-EDIT-Beefeater de cine documental musical de Barcelona. Va por la 8ª edición. El otoño es un buen momento para la nostalgia y cada año tengo ocasión de hacer memoria y poner música a los recuerdos. También es momento de descubrir músicos de los que no conocía absolutamente nada y de constatar hacia donde camina la sensibilidad contemporánea ,es momento de saber hacia donde vamos.

 Ayer empecé las sesiones del festival de la mano huesuda y desnuda de William S. Burroughs. La “beat generation” está siempre  presente en este festival: Kerouac, Ginsberg o Burroughs acaban saliendo en la pantalla, recordándonos el horror , el aullido y la muerte desde el que se forja gran parte de la música contemporánea que nos gusta. En esta ocasión ha sido con el  documental de Yony Leyser con música realizada especialmente para la obra por Patti Smith y Sonic Youth, junto a esporádicas apariciones de  Laurie Anderson, Iggy Pop, U2, incluso del inocente Sting, todos ellos confirman la adoración que la cultura musical tiene hacia este maldito escritor.   La película documental de 88 minutos es una “premier” del 2010 y su director ha hecho un repaso impecable, casi didáctico, por todos los capítulos  de la vida y de la obra del “tio Williams”,tal como él mismo Burroughs se nombra en la declaración introductoria a su “Naked Lunch” (1959). Un tío que estuvo rodeado de jóvenes sobrinos  hasta el momento de su muerte en 1997.La gran cola de entrada al cine , así como la juventud del director, confirmaba el interés permanente de nuevos lectores desde la publicación castellana de “Almuerzo Desnudo” en Anagrama en 1989, este libro ha tenido una reedición anual que ha llegado a la veintena de  reediciones en la actualidad. En ese rito periódico, cada año jóvenes y potenciales sobrinos conocen a través de sus libros el mundo abisal del infierno , un descenso que pueden continuar con lecturas del  respetable anciano como: Yonqui(1953), Marica(1985),   o Las cartas sobre la ayahuasca que se cruzó con Ginsberg(1963). 

 

 Contra Burroughs. 

 

 

      William S. Burroughs deja de ser una curiosidad intelectual  cuando más allá de la corrección crítica y de la valoración sobre la importancia de su obra o su modelo de vida, se acaba comprobando que el testimonio cinematográfico nos muestra cómo su vida era un espejo idéntico de su obra. A través de tantos años consiguió ser un  yonki superviviente pues ,tal como alguien dice en el documento, siempre era el  primero en usar la jeringuilla y mientras los demás sucumbían a lo que el mismo consideraba un invento de laboratorio y causante de la gran  peste del siglo XX, mientras su amigos caían rendidos por el Sida, él seguía viviendo como un yonki extrañamente longevo y satisfecho. Coleccionista de pistolas no sólo las tenía, sino que siempre tenía una  cargada bajo la almohada por si debía matar nuevamente a sus fantasmas. Matarlos  tal como hizo con su mujer al ponerle un vaso  sobre la cabeza y jugar puerilmente a Guillermo Tell. La cabeza le estalló como una manzana madura. Sin sentimiento de culpa alguno se dirigió sin escrúpulos a su próxima victima : su hijo Williams Burroughs III que queriendo emular el  comportamiento de su padre y buscando la inspiración que le faltaba en la bebida y las drogas murió a los 32 años.     Los hijos de la genialidad sufren las consecuencias de la alta creación  de sus padres son las víctimas sacrificiales del rito del arte.  Sobre esto, hace unos años escribí un poema en prosa que se llamaba : Muerte en  Barcelona. Lo escribí como reconocimiento a los excesos del cineasta  Jacinto Esteva y como homenaje a la serenidad de su hija Daría:  

 

  No quiero olvidar aquel día en el que ebrio de ti, como siempre, disparaste contra el radiador de agua. Tu “magnum” lo destrozó , el vapor se esparció por toda la casa. Aun veo  las brumas, sus sombras.Disparaste contra todo. Elefantes, amantes, hijos, cuadros, puertas y radiadores de agua. De tus perturbadas dotes de artista sólo te queda una bolsa del Corte Inglés con las cenizas de tu hijo. Con algunas de sus cosas y la soledad del aeropuerto y el vapor de agua. Sólo he escrito una vez  contra ti, contra Jacinto, en un arrebato de ira, en un pensamiento sobre la muerte, y me quedo aquí, admirando la serenidad de tu hija Daría.   

 

 

La  prudencia en el arte.

 

 

  Me imagino a un espectador maduro, alguien que  conoce en carne propia las intensas y emocionantes historias que narra  esta película y que cuando  regresa a su casa  se encuentra a su hijo tirado en una cama revuelta con los rastros de una noche de amor con una desconocida y con el desorden adolescente propio de la vida recién inaugurada, ahí se respira  la atmósfera opresiva del tigre en la jaula, se  lo encuentra, tal como hizo él hace tantos años, leyendo los últimos  capítulos de  una nueva edición del “Almuerzo desnudo” con la guitarra eléctrica en un rincón de la habitación. Las escenas de la película vienen de repente aglomeradas a su cabeza, el reguero de sangre y dolor que el “tio Williams” dejó tras sí, y entonces no puede hacer otra cosa que empezar a revisar los cimientos sobre los que se ha construido la mítica romántica del artista como apóstol del exceso, y muy especialmente la vida de los músicos de rock. Entonces  llevado del miedo y la compasión se convierte en  la encarnación misma de Prudencia:

Prudencia : esa mujer rica, vieja y fea que es cortejada por la incapacidad. 

Entonces recuerda los conocidos versos  de los Proverbios del Infierno de William Blake: Conduce tu carro y tu arado sobre los huesos de losmuertos. El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduría. Prudencia es una rica vieja y fea mujer cortejada por la Incapacidad. 

 

El riesgo de la Prudencia es obvio y ya lo sabía Blake en el siglo XVII cuando decía que :  Aquel que desea pero no actúa alimenta la Pestilencia. Nunca el águila malgastó tanto su tiempo como cuando se avino a aprender del cuervo. 

 

 

La prudencia y el amor  abren el camino del medio. Un camino más adecuado para caminar, a veces lentamente, otras apresuradamente pero sin los sobresaltos autodestructivos propios de la pasión desatada. La esperanza de una vida basada en el amor es de los últimos pensamientos  que escribió el tio Burroughs, unas palabras póstumas, un auténtico testamento vital de alguien que al final de su vida añoraba el valor de los valores; la carencia del amor llevó a este joven heredero de una empresa de maquinas de calcular formado en Harvard a vivir constantemente al borde del acantilado. ¿pero acaso no tiene más prestigio la aventura, el suceso frente al nunca pasa nada? Sé que al leer esto un puñado de amigos estarán un tiempo sin hablarme. La poética del exceso es siempre atractiva, tanto para artistas  jóvenes como para mayores, la búsqueda de la templanza suena a autoayuda y la calma que los franceses anuncian incluso en las autopistas: “soiyez zen”, un perfecto aburrimiento positivo a la espera de la armonía y el amor.        

comentarios

  1. IN-EDIT

    El domingo se cerr la novena edicin de IN-EDIT Beefeater,y como en ediciones anteriores hemos tenido la ocasin para poner msica a nuestros recuerdos con Bob Dylan, Leonard Cohen, George Harrison, Queen....Espero que hayas podido asistir a alguna sesin y poder disfrutar de tus comentarios.

    Ana | 08/11/2011, 20:10
  2. Gracias

    Gracias Ana por tu elogio. Estoy dudando. Quera hacer una extraa comparacin entre George Harrison y The Who.Pero aun no lo tengo claro. Hasta pronto.

    JMC | 08/11/2011, 20:19
Aadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS