Administrar

CRITICA DE ARTE.

JOSE LUIS GUERIN.LA DAMA DE CORINTO.MUSEO ESTEBAN VICENTE

jesusmc | 13 Abril, 2011 08:09

                

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo publicado en el suplemento Nº 458 de Cultura´s de LaVanguardia.30-03-2011

UT PICTURA KINESIS.

        El relato fundacional de la pintura, narrado por Plinio El Viejo en su Historia Natural, nos habla de Butades de Sición. Su hija, la Dama de Corinto no soportaba la idea de la ausencia de su amado, a punto de marchar de la ciudad; con la luz de una candela y la sombra que proyectaba sobre su amante, la Dama consiguió inmovilizar su figura, trazando el perfil sobre el muro, así pudo conservar su memoria y mantener vivo el amor entre mujer y sombra.    Atento a este magnífico mito, José Luis Guerin ha creado el formato de una “instalación expositiva” a la búsqueda de un tiempo originario y sagrado que funda el nacimiento de la imagen en Occidente. La propuesta se encuentra entre la muestra pictórica y la proyección cinematográfica, tal como ya hizo en “las Mujeres que no conocemos” que presentó en la 52ª Bienal de Venecia en el Pabellón de España  y posteriormente en el CCCB 2008.     Guerin visita el monte Parnaso sobre Delfos y desde allí confirma que en el movimiento de las hojas, en los reflejos del agua de lluvia estancada o en la llama de una vela se encuentran todos los presagios y que ese hecho contiene el latido del mito fundacional de la pintura y también del cine.   

 En esta exposición domina el silencio, el blanco, el negro y las sombras. Unas imágenes presentadas en distintos “cuadros proyectados”, y en los que la joven dama corintia danza  con un cuerpo real y también con una sombra que imita sus gestos pero que no es la suya.  El trazo, la sombra y la memoria, hablan del registro de la verdad en el origen de la pintura. La historia es similar a la que Platón nos transmitió a través del mito de la caverna. Pero la diferencia es fundamental, Platón describe las sombras como falacias de la verdad, puros simulacros que ratifican el artificio de la pintura.  Esta citación es significativa dado que las imágenes figurativas de Guerin ,paradójicamente, las acoge el  museo Esteban Vicente  dedicado a uno de los artistas abstractos españoles más importante.  J. E. Cirlot escribió en defensa de la abstracción argumentando que a diferencia de la figura, esta, se basa en una apasionada necesidad de verdad. En cualquier caso, permanece la pregunta sobre donde reside la auténtica naturaleza de las cosas.    Es importante destacar la aportación de la mirada de José Luis Guerin sobre el arte contemporáneo, pues propone nuevos formatos de presentación de la obra en un tiempo en el que la pintura busca la movilidad cinética y las tres dimensiones. Algunos artistas utilizan la pintura termocrómica que reacciona al calor y muta, otros  investigan con pintura que cambia con la luz,  la fotografía lenticular la hemos visto en ARCO de este año o las nuevas imágenes fijas que  quieren conseguir la ilusión de rotación de formas teseladas, al estilo de las serpientes “kineticas” de Akiyoshi Kitaoka, incluso la incorporación de la tercera dimensión a la pintura al óleo que está realizando Isidre Manils,  tal como pretendía Salvador Dalí con sus estereoscópicas maneras de ver la pintura estática.  

 

Levedad.     

 Los artistas contemporáneos saben que crear un  perfil,  dejar la  huella o crear una sombra son  tres acciones fundadoras del arte.José Luis Guerin nos recuerda en esta exposición  que la pantalla es un lienzo donde se depositan las imágenes evanescentes, casi sombras con luz que transforman tanto la pintura como el cine en una experiencia hierofantica, una pura manifestación mistérica de lo sagrado. Esa levedad icónica, se encuentra por igual en el cine como en la pintura. La pintura se nos presenta como un aquietamiento de las sombras que tienden al movimiento; por su parte el kinetismo que incorpora el tiempo, deviene cinematografía.    En la primera carta visual a Ana Portinari, Guerin busca el principio mirando hacia atrás para iluminar el presente y el futuro, lo hace con  Zeuxis  buscando su Afrodita entre las muchachas de Crotona de F.André-Vincent, continua con el Narciso de Caravaggio, con el Esopo de Velazquez o el Caronte de Patinir.    Imaginemos todas esas obras en el lienzo de un pintor o en la tela de proyección de una película. La visión y la mirada de cada uno de ellos es la misma que la del cineasta. Unos consiguen una mirada escénica y cinematográfica de la pintura y Guerin una mirada pictórica del cine.     

  La misma carta, se inicia con la sombra de una mano con un pincel que aparece fugazmente a contraluz. Sea una sombra, un vapor, una nube, el vaho o una imagen pintada por el pintor, la única huella posible de la realidad física es la evanescencia, la desaparición como el humo en el cielo. Tal como hizo en” Le Collège des Bernardins, Claudio Parmiggiani en 2007, cuando propuso dejar los rastros de cientos de libros quemados en una pared. En Guerin, como en Parmiggiani, las cosas pierden su peso se hacen ligeras, han desaparecido tan solo queda el rastro, la sombra de una transformación. Todas las películas de José Luis Guerin tienen espacios de silencio, la  búsqueda de alguien que ya no está (En la ciudad de Silvia), un paisaje que  cambia (En construcción), un recuerdo familiar o una desaparición (Tren de sombras).     

La lección de las sombras y el silencio que encontramos en esta exposición  favorecen la contemplación, un cine que se presenta mudo por elección, no por deficiencia  del medio como sucedía al principio del séptimo arte. Sombras y silencios ofrecen la posibilidad de una mirada meditativa para que nazca la verdadera contemplación que siempre es interior. Los libros en la instalación de Parmiggiani o las personas en  la de Guerin  han desaparecido ,en un principio, eso parece trágico, pero no es más que la alquimia de la transformación que es una manera de decir que la materia se transforma en espíritu y esa es la esencia del trabajo del artista. 

  

     La realidad de las sombras caen con la fragilidad de los copos de nieve, sutilmente, sobre el espacio blanco: la memoria del amor de la joven corintia o la presencia de la muerte, cualquier cosa, puede depositarse, con suavidad, en la tela de los cuadros o en la pantalla.Hay artistas como el ya citado Isidre Manils que depositan la pintura finamente hasta alcanzar la textura del celuloide, algunos, como Tápies, al  espolvorear pequeñas partículas de materias diversas  o al utilizar la transparencia del barniz, otros al dejar que el tiempo vaya depositando polvo de su estudio sobre una tela tal como hizo I .Aballí. La imagen reposa ligera y suave en la superficie de la tela pintada o en la pantalla blanca proyectada.   

 

Visiones. Las imágenes mudas de Guerin no quieren ser un instrumento al servicio de la narratividad, sino un valor por si mismas, y eso exige del espectador una máxima concentración en los detalles, una atención casi litúrgica, casi sagrada. El secreto que conllevan la sombra y el silencio atentan a la sociedad de la comunicación, son heréticas y lo son porque indican un espacio meditativo en una sociedad intoxicada por el exceso de información y el ruido.    Cuando Guerin dignifica la superficie de la pantalla desde donde sale la luz, está diciendo que desde esa superficie blanca se revela una imagen hacia el espectador que debe saber interpretar.     

 El cineasta se pregunta en esta exposición ¿porqué no han llegado hasta nosotros los restos de la extraordinaria pintura griega: el Sátiro de Protógenes, las Venus de Apeles, la Danae de Nicias o la Leda de Glaución?  Sabemos de su existencia por testimonios escritos, pero todas han desaparecido.  Sin embargo influyeron en la creación del imaginario renacentista, neoclasicista e incluso contemporáneo.     La pintura en lo que tiene de ilusorio, de efecto distorsionador de la percepción favorece las visiones, la analogía y sustituye lo real por su sombra. En esa elección, Guerin reconoce, por igual, el mito fundacional del cine que el de la pintura, un mito idóneo desde donde pensar y soñar la pantalla como lienzo sobre el cual podemos imaginar como podría llegar a ser aquello que no conocemos.          

 

 

comentarios

Aadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS